dashboards qué son y para que sirven

Cuadros de mando (Dashboards)

Hoy en día las empresas acompañan el proceso de toma de decisiones basadas en datos (data-driven decisions) de cuadros de mando e informes corporativos que les portan una mayor visibilidad y comprensión de sus resultados. Asimismo, los cuadros de mando también incrementan el control corporativo sobre los procesos comerciales. 

Los cuadros de mando o dashboards sirven para representar los datos de forma visual visualización de datosy para poder ofrecer un retrato claro sobre la realidad empresarial uniendo múltiples fuentes de datos en una interfaz única y debidamente organizada. 

Los cuadros de mando son la herramienta que permite a los directores de las empresas hacer un seguimiento de su actividad empresarial y de sus indicadores de rendimiento y KPIs. 

¿Qué es un cuadro de mando o dashboard y para qué sirve?

Un cuadro de mando es una herramienta empresarial que se utiliza para visualizar métricas e indicadores de rendimiento de manera clara y comprensible. Su objetivo principal es proporcionar una visión global de una determinada área de actividad empresarial y ayudar a los líderes a tomar decisiones informadas.

Similar a una hoja de cálculo de Excel, un cuadro de mando recopila conjuntos de datos y los presenta visualmente en un solo lugar. Su estructura, presentación y elementos gráficos pueden variar según las necesidades de cada empresa, y pueden incluir tablas, gráficos, KPI (Indicadores Clave de Desempeño), indicadores de rendimiento, texto y otros elementos visuales.

Los cuadros de mando tienen como objetivo facilitar la comprensión de cualquier área del negocio para los responsables de la toma de decisiones, así como monitorear la actividad y seguir la evolución del negocio en general.

Un cuadro de mando o dashboard se puede utilizar para analizar y estudiar diferentes unidades de negocio o partes específicas de la actividad empresarial. Por lo tanto, es común que las organizaciones cuenten con múltiples cuadros de mando, como uno para cada departamento, uno para un segmento de clientes particular o incluso uno para analizar proyectos específicos.

captura dashboard cuadro de mando bismart customer journey

 

¿Qué indicadores son relevantes en un cuadro de mando?

Un cuadro de mando puede incluir una variedad de indicadores, pero es importante seleccionar aquellos que sean relevantes para el análisis que se desea realizar. Por ejemplo, si se desea evaluar el rendimiento del departamento de ventas de una empresa, se pueden incluir indicadores como el número de nuevos clientes, las negociaciones en curso, las ventas cerradas, entre otros.

Por otro lado, si se pretende analizar el avance de un proyecto o una iniciativa específica, se pueden considerar métricas relacionadas con las horas trabajadas, la productividad, los resultados obtenidos y la rentabilidad en función de las horas invertidas, entre otros.

¿Quién utiliza un cuadro de mando en una empresa?

El cuadro de mando es principalmente utilizado por los responsables de la toma de decisiones y el análisis de la productividad de un área de negocio en particular. Por lo tanto, puede ser utilizado tanto por el CEO de una empresa como por jefes de departamento, gerentes de proyecto, supervisores de área, entre otros. Sin embargo, también existen casos en los que otros empleados pueden utilizar cuadros de mando para hacer un seguimiento de su propio trabajo o analizar el rendimiento de proyectos específicos.

Por ejemplo, en el departamento de marketing, es común que todos los miembros del equipo utilicen el cuadro de mando para analizar el desempeño de sus iniciativas, monitorear campañas, y demás.

Descubre en mayor profundidad qué características debe tener un cuadro de mando y cómo se vincula a la estrategia corporativa en nuestro webinar "Cuadros de Mando: Aclarando conceptos".

 

¿Cuál es la diferencia entre un dashboard y un report?

Tanto los cuadros de mando como los informes son herramientas que facilitan la democratización de los datos al presentarlos de manera comprensible para que cualquier usuario pueda tomar decisiones informadas y profundizar en la actividad empresarial. Sin embargo, es importante destacar que un cuadro de mando no es lo mismo que un informe o report y que cumplen funciones diferentes.

Los cuadros de mando, también conocidos como dashboards, son herramientas de visualización que contienen la información más importante sobre un tema específico, generalmente relacionada con el rendimiento del negocio, un área de negocio o un departamento en particular. Su propósito es realizar un seguimiento del rendimiento y ayudar en la toma de decisiones empresariales.

En un cuadro de mando, la visión global es más relevante que los detalles. La información se presenta de manera concisa y clara en una sola pantalla, utilizando métricas, indicadores de rendimiento y KPIs (Key Performance Indicators), con el objetivo de orientar la toma de decisiones estratégicas relacionadas con el negocio.

Por otro lado, los informes pueden abordar asuntos de cualquier alcance y no necesariamente están relacionados con el rendimiento empresarial, aunque pueden incluirlo. Por ejemplo, un informe puede cuantificar y hacer un seguimiento del progreso de un proyecto específico que, una vez finalizado, ya no será relevante.

Los informes corporativos suelen constar de múltiples páginas o secciones con gráficos y tablas para representar la información. A diferencia de los cuadros de mando, los informes están más orientados al detalle y la precisión, con el objetivo de proporcionar una visión global basada en información detallada y bien estructurada.

Además, es común que los cuadros de mando generen más preguntas orientadas a optimizar aspectos del negocio que los informes. Una diferencia clave entre ellos es que los cuadros de mando tienden a ser dinámicos y perdurables, mientras que los informes suelen tener una fecha de caducidad y están vinculados a proyectos o temas de duración determinada.

En resumen:

  • Los cuadros de mando son más completos, ya que integran en una sola pantalla la información más relevante de una o varias áreas de negocio, con el objetivo de monitorear y obtener conclusiones a partir de una visión global.
  • Los reports se enfocan en un solo tema y lo tratan de manera más detallada y minuciosa, generalmente en múltiples páginas. Además, los informes implican una mayor granularidad que los cuadros de mando.

¿Cuándo utilizar un cuadro de mando?

La elección entre cuadros de mando y informes depende de las características y necesidades específicas de cada organización, basándose en su lógica de negocio. En general, los cuadros de mando se utilizan para representar gráficamente aspectos relacionados con la actividad empresarial en general que requieren un seguimiento continuo a lo largo del tiempo. Estas herramientas están diseñadas para el diagnóstico y son ideales para cuantificar el logro de objetivos empresariales y visualizar la evolución del rendimiento del negocio. Los cuadros de mando proporcionan información clave para asesorar a los directivos y gerentes en la toma de decisiones importantes. No te pierdas nuestros 12 consejos indispensables para crear un cuadro de mando.

¿Cuándo utilizar un informe?

Los informes se utilizan cuando se necesita realizar un análisis exhaustivo sobre un aspecto específico durante un período de tiempo definido. Son la herramienta adecuada para realizar un seguimiento detallado y profundo de un área temática en particular durante un período de tiempo limitado. En Bismart, como socio de Microsoft en Power BI, desarrollamos nuestros informes y cuadros de mando utilizando esta herramienta. Nuestro equipo de expertos en Power BI ha creado un libro electrónico que recopila las 21 mejores prácticas para crear informes en Power BI, basadas en su amplia experiencia.

 

Tipos de cuadros de mando

El diseño de un cuadro de mando es de vital importancia para su efectividad en la gestión empresarial. Sin embargo, para que cumpla con su propósito, es necesario adaptarlo adecuadamente. Un cuadro de mando debe ser diseñado teniendo en cuenta su audiencia y coherente con su propósito específico. Dependiendo de su función, destinatarios y el contexto que busca representar, se pueden identificar cuatro tipos de cuadros de mando

  • Cuadro de mando integral
  • Cuadro de mando para ejecutivos
  • Cuadro de mando analítico
  • Cuadro de mando operativo

 

1. Cuadro de mando integral (CMI)

Una de las aplicaciones más comunes de los cuadros de mando es la evaluación y seguimiento del desempeño empresarial. Las empresas utilizan los dashboards para visualizar de manera gráfica las métricas relacionadas con su actividad y supervisar su rendimiento a lo largo del tiempo.

En la década de 1990, el enfoque para comprender y evaluar el rendimiento empresarial experimentó un cambio significativo cuando Kaplan y Norton introdujeron el concepto del "Cuadro de Mando Integral" (CMI). Este enfoque transformó la forma en que se analiza el rendimiento empresarial al proporcionar una visión completa de la actividad, en contraste con la perspectiva limitada que se centraba únicamente en métricas financieras.

Hoy en día, la mayoría de las empresas utilizan la perspectiva del CMI de Kaplan y Norton para monitorear su rendimiento, ya que analizan múltiples aspectos de su actividad. Sin embargo, aún persiste cierta confusión sobre qué es exactamente un CMI y, más aún, sobre cómo debe ser y por qué no cualquier dashboard puede considerarse un cuadro de mando integral.

Un Cuadro de Mando Integral (CMI) es una herramienta que se utiliza para representar y evaluar de manera integral la actividad empresarial. Su objetivo es traducir todos los aspectos que conforman la estrategia y misión de una organización en un conjunto de indicadores de rendimiento. Estos indicadores establecen un sistema de gestión y medición estratégica que permite a las empresas calibrar y dar seguimiento a las estrategias y acciones implementadas para mejorar su rendimiento.

Es importante destacar que un CMI no es simplemente cualquier cuadro de mando. Debe incluir todos los aspectos relacionados con el plan estratégico y de acción de una empresa, los cuales se representan a través de indicadores de rendimiento y KPIs (Key Performance Indicators). Desde la perspectiva del CMI, todos los indicadores de rendimiento deben estar vinculados a un objetivo empresarial que, a su vez, forma parte del plan estratégico y de acción de la organización.

El Cuadro de Mando Integral integra todos los elementos que conforman la estrategia empresarial y se utiliza para evaluar y ponderar la evolución del rendimiento empresarial, el resultado de las estrategias y acciones implementadas, y, en definitiva, para evaluar cómo avanza un negocio hacia el logro de sus objetivos.

Si deseas obtener más información sobre cómo crear un CMI, cómo definir los indicadores de rendimiento y KPIs, así como su cálculo, te invitamos a descargar nuestra "Guía para la evaluación del rendimiento empresarial y el plan de acción de una empresa".

Descarga la guía

 

Diferencias entre un Cuadro de Mando Integral y un Dashboard

Tanto el Cuadro de Mando Integral como el dashboard desempeñan funciones distintas en una organización. El Cuadro de Mando Integral es un sistema estructurado diseñado para ayudar a las empresas a optimizar su rendimiento empresarial y tomar decisiones que configuran su plan estratégico y de acción. Por lo tanto, es crucial que las empresas comprendan el enfoque estratégico del Cuadro de Mando Integral y lo implementen en concordancia con sus principios y su lógica de negocio.

Además de su uso y enfoque diferenciado, el diseño y contenido de un dashboard y un Cuadro de Mando Integral también presentan diferencias.

El Cuadro de Mando Integral visualiza los objetivos comerciales, los KPIs (indicadores clave de rendimiento) y los indicadores de rendimiento, y proporciona una representación completa del plan estratégico de la organización, a partir del cual se establece el plan de acción. Además, debe ayudar a los altos directivos a comunicar la estrategia empresarial.

Por otro lado, un dashboard visualiza indicadores relacionados con un aspecto específico de la actividad empresarial y sirve para hacer un seguimiento de los objetivos específicos del proyecto o iniciativa en cuestión.

En cuanto al diseño y contenido, el Cuadro de Mando Integral debe incluir:

  • Un mapa estratégico que refleje todos los objetivos empresariales establecidos por la organización y su posterior transformación en indicadores de rendimiento y KPIs.
  • Una matriz que contenga todos los objetivos estratégicos, KPIs e indicadores de rendimiento.
  • Utilización de colores, alertas y otras medidas de evaluación que representen visualmente si el rendimiento y el cumplimiento de los objetivos empresariales se encuentran dentro de los parámetros aceptables por la empresa, y cómo evoluciona la actividad.

 

Por otro lado, el diseño y contenido de un dashboard puede variar ampliamente y dependerá del aspecto específico que se desea analizar. Sin embargo, la mayoría de los dashboards suelen incluir gráficos, tablas y otros elementos visuales que representan los objetivos operativos y los indicadores de rendimiento a corto y medio plazo del área en análisis.

En resumen, podríamos decir que un Cuadro de Mando Integral o dashboard nos muestra lo que estamos haciendo, mientras que un Cuadro de Mando Integral nos informa si lo estamos haciendo bien o no.

 

Características y beneficios de los indicadores de rendimiento

Los indicadores de rendimiento desempeñan un papel crucial en un cuadro de mando efectivo. Para que sean útiles, es fundamental que cumplan con ciertas características. Aquí se presentan las 5 características clave que deben tener los indicadores:

  1. Accionables: Los indicadores deben permitir que todas las personas en la organización puedan influir en su resultado a través de su actividad. Deben ser herramientas prácticas que impulsen la toma de decisiones y la acción.

  2. Cuantificables: La medición de los indicadores debe ser objetiva y observada de manera estadística. No deben depender de criterios subjetivos, asegurando así la objetividad en su evaluación.

  3. Comprensibles: Los indicadores deben ser comprensibles para todos los miembros de la empresa. Es importante que estén al alcance de todos y se expresen en un lenguaje claro y accesible, especialmente los indicadores estratégicos.

  4. Repetibles: Los indicadores deben ser repetibles y aplicables a lo largo del tiempo. Un indicador de rendimiento que solo se aplica en un mes o para un proyecto específico tiene un valor limitado. Deben ser utilizables de manera constante para evaluar el desempeño y tomar decisiones informadas.

  5. Oportunos: La función primordial de un indicador de rendimiento es proporcionar información relevante sobre lo que se desea conocer. Deben ser capaces de brindar la información adecuada en el momento oportuno para respaldar la toma de decisiones.

Además, los indicadores de rendimiento ofrecen una serie de beneficios para las organizaciones:

  • Apoyan los objetivos empresariales, la toma de decisiones y la implementación de acciones. Los indicadores permiten medir el progreso hacia los objetivos establecidos y proporcionan información clave para tomar decisiones estratégicas y acciones concretas.
  • Fomentan un ambiente de aprendizaje, colaboración y mejora continua. Los indicadores ayudan a identificar áreas de mejora y errores potenciales. Al exponerlos en reuniones de trabajo o de dirección, se fomenta el debate y se impulsa un proceso de mejora constante.
  • Fortalecen el trabajo en equipo y alinean los objetivos de la organización. Una definición adecuada de los indicadores garantiza que todos los miembros de la empresa estén alineados para lograr los objetivos estratégicos. Al alinear los indicadores con la estructura de la compañía, se fomenta el trabajo en equipo y se logra una mayor cohesión organizacional.
  • Promueven el crecimiento personal y la transparencia. Compartir indicadores fomenta la transparencia en todas las áreas de la empresa. Además, el enfoque en los indicadores estimula el crecimiento personal y el logro de los objetivos empresariales.

En resumen, los indicadores de rendimiento efectivos poseen características clave y ofrecen beneficios significativos para las organizaciones, impulsando la toma de decisiones, el aprendizaje, el trabajo en equipo y el crecimiento.

Consejos y buenas prácticas para los indicadores empresariales

La definición de indicadores de rendimiento es un paso estratégico crucial para cualquier empresa. A continuación, se presentan algunas recomendaciones y buenas prácticas para establecer indicadores efectivos:

  1. Reflexionar sobre la utilidad de cada indicador: Es importante dedicar tiempo a reflexionar sobre la utilidad de cada indicador. Antes de elegir un indicador, debemos preguntarnos por qué lo necesitamos, si realmente nos ayudará a medir lo que queremos lograr y si es relevante para nuestros objetivos.

  2. Limitar la cantidad de indicadores clave: Algunas empresas tienen una gran cantidad de indicadores, pero el exceso de información puede ser tan perjudicial como la falta de ella. Se recomienda establecer un máximo de dos indicadores clave por objetivo o área de negocio. Si se necesitan más indicadores, es importante considerar su relevancia en segundo plano.

  3. Realizar un seguimiento y análisis de los indicadores: Una vez que se establecen los indicadores, es fundamental dedicar tiempo al seguimiento y análisis de los mismos. Para fomentar la mejora continua, es necesario analizar periódicamente los datos de los indicadores y utilizarlos como base para la toma de decisiones informadas.

  4. Utilizar indicadores inductores: Los indicadores inductores son aquellos que predicen resultados futuros. Por ejemplo, si un indicador de ventas mensuales aparece en rojo en el cuadro de mando, no podemos cambiar el resultado del mes pasado. Sin embargo, los indicadores inductores permiten anticipar resultados futuros basados en indicadores previos y aplicando una lógica de causa y efecto. Esto nos brinda la oportunidad de corregir resultados adversos y evitar problemas antes de que ocurran.

En resumen, al establecer indicadores empresariales, es importante reflexionar sobre su utilidad, limitar su cantidad, realizar un seguimiento y análisis, y utilizar indicadores inductores. Estas prácticas contribuyen a la efectividad de los indicadores y al proceso de toma de decisiones para el crecimiento y el éxito de la empresa.

 

2. Cuadro de mando para ejecutivos

Un cuadro de mando para ejecutivos es un tipo de dashboard diseñado específicamente para los altos directivos de una empresa. Su objetivo principal es ayudar a los ejecutivos a tomar decisiones basadas en datos (data-driven decisions).

Por lo tanto, un cuadro de mando para ejecutivos es un dashboard que proporciona información altamente relevante sobre el estado de la empresa y debe ser capaz de presentar la realidad empresarial en una sola página, permitiendo a los ejecutivos llegar a conclusiones y tomar decisiones de manera rápida pero exhaustiva.

A diferencia de otros dashboards más especializados, este tipo de cuadro de mando cumple una función esencial de contar una historia. Por lo tanto, es importante presentar la información de manera comprensible para que el público objetivo no tenga que hacer un gran esfuerzo para entenderla.

Un cuadro de mando dirigido a ejecutivos debe ser altamente interpretativo y propiciar conclusiones en lugar de fomentar la exploración de datos.

Por supuesto, cualquier dashboard debe permitir la posibilidad de investigar y explorar la información en mayor detalle (drill-down), incluyendo acceso directo a las fuentes de datos para su consulta si es necesario. Sin embargo, mientras que la exploración de datos puede ser más frecuente en otros tipos de dashboards, un cuadro de mando para ejecutivos debe fomentar todo lo contrario. Es decir, presentar los datos de manera que sean fácilmente interpretables sin la necesidad de profundizar en ellos. No obstante, si se requiere una exploración más detallada, la usabilidad del cuadro de mando debe ser adecuada para que los usuarios con poca experiencia técnica puedan analizar los datos de manera fácil, rápida e intuitiva.

Además, es crucial que el cuadro de mando para ejecutivos incorpore una narrativa adecuada que no dé lugar a interpretaciones diversas y, sobre todo, a confusiones o interpretaciones erróneas. En este sentido, la visualización de datos y la elección de elementos visuales en el cuadro de mando son de vital importancia. Los elementos visuales en un cuadro de mando para ejecutivos deben ser claros, estar debidamente etiquetados y poder explicarse por sí mismos. Un gráfico o visual con múltiples dimensiones, una gran cantidad de variables y datos será poco efectivo.

En resumen, si este tipo de cuadro de mando se presenta ante una sala con 8 ejecutivos, todos deberían llegar a las mismas conclusiones y entender la misma historia. De lo contrario, el dashboard no estaría cumpliendo su función.

Cómo crear un Cuadro de Mando para Ejecutivos

Cuando se trata de diseñar un cuadro de mando para ejecutivos, hay varios pasos clave que se deben seguir. A continuación, se presentan las mejores prácticas para crear un informe en Power BI, una herramienta ampliamente utilizada en business intelligence.

  1. Definir el objetivo principal y los objetivos específicos del cuadro de mando

Antes de comenzar a diseñar el cuadro de mando, es fundamental dedicar tiempo a determinar qué se desea mostrar, cuál es el objetivo principal en relación con los objetivos empresariales y cómo organizar los datos para que el mensaje llegue claramente a los ejecutivos. Este paso es especialmente importante en este tipo de cuadro de mando, ya que no solo se trata de elegir qué información mostrar, sino también qué información destacar y cómo ordenarla, justificando las razones detrás de la selección.

  1. Seleccionar las métricas e indicadores clave de rendimiento (KPI) apropiados

En un cuadro de mando para ejecutivos, los datos y la información se presentan generalmente como indicadores de rendimiento y KPI relacionados con el rendimiento empresarial. Es crucial elegir los datos y la información adecuados para incluir en el cuadro de mando, así como seleccionar las métricas e indicadores de rendimiento apropiados. Si no se eligen correctamente o se aplican de manera incorrecta, el cuadro de mando carecerá de sentido y no cumplirá su propósito.

  1. Utilizar elementos visuales adecuados

Una vez que se haya decidido qué información mostrar y qué métricas e indicadores utilizar, es importante determinar cómo representar visualmente la información para que sea comprensible y efectiva. En un cuadro de mando para ejecutivos, es fundamental seleccionar elementos visuales claros, fáciles de entender, visualmente atractivos, interactivos y simples. Existen varias opciones de elementos visuales disponibles en Power BI, y es recomendable elegir aquellos que se ajusten mejor a las necesidades del cuadro de mando.

  1. Verificar que la historia que se cuenta sea la correcta

A medida que el cuadro de mando va tomando forma, es recomendable hacer una pausa y evaluar si cumple con los objetivos establecidos al inicio. Pulir la narrativa del cuadro de mando es esencial, y herramientas como Power BI facilitan la creación de historias basadas en datos. Si se considera que el mensaje del cuadro de mando no es el adecuado, no es comprensible o la información es demasiado extensa o compleja para que los directores puedan analizarla y tomar decisiones rápidas, es necesario retroceder y replantear el contenido y el diseño del cuadro de mando.

  1. Priorizar la usabilidad y la experiencia del usuario

La usabilidad y la experiencia del usuario son elementos clave en cualquier cuadro de mando, pero adquieren una mayor importancia en este tipo de dashboard. Los ejecutivos y altos directivos suelen tener un perfil no técnico, por lo que la navegación por las pantallas, los elementos visuales y los datos puede resultarles más difícil en comparación con otros roles. Por lo tanto, es fundamental cuidar la usabilidad y la experiencia del usuario, y elegir una plataforma de creación de cuadros de mando como Power BI, que fomente estas características.

  1. Validar la información con empleados que no tengan un perfil técnico

Antes de presentar o implementar el cuadro de mando, es recomendable validar la información con empleados que tengan poca experiencia técnica. Estas personas, al no estar familiarizadas con el tema, la información y el propósito del cuadro de mando, podrán brindar una perspectiva objetiva y asegurarse de que el cuadro de mando refleje la historia que se desea contar.

Al seguir estas mejores prácticas, se podrá crear un cuadro de mando efectivo y orientado a los ejecutivos, que les brinde la información necesaria para tomar decisiones basadas en datos de manera rápida y precisa.

3. Cuadro de mando analítico 

Un cuadro de mando analítico es una herramienta poderosa diseñada para estimular el análisis de datos. Si bien está dirigido principalmente a analistas y científicos de datos, también puede ser utilizado por mandos intermedios, especialmente directores de departamento, que necesitan tomar decisiones y evaluar el rendimiento de sus áreas de negocio.

A diferencia de los cuadros de mando para ejecutivos, los cuadros de mando analíticos suelen contener una gran cantidad de información y conjuntos de datos extensos. Su estructura es más compleja y menos intuitiva en comparación con otros tipos de cuadros de mando.

Lo que distingue principalmente a un cuadro de mando analítico es su enfoque en el análisis de datos históricos. La comparación y el contraste de datos entre múltiples variables son aspectos cruciales en la ciencia y análisis de datos. El objetivo de un cuadro de mando analítico es proporcionar toda la información necesaria para que las personas adecuadas puedan identificar tendencias, realizar comparativas, manipular variables y dimensiones, y hacer predicciones.

Los usuarios de un cuadro de mando analítico deben tener la capacidad de comparar datos a lo largo del tiempo para verificar, por ejemplo, si las fluctuaciones en el rendimiento están relacionadas con acciones corporativas o con otras fuerzas externas, como el contexto socioeconómico o la estacionalidad. Por lo tanto, el uso de datos históricos es fundamental en este tipo de cuadros de mando. No solo ayudan a comprender el presente y descubrir las razones detrás de la evolución del rendimiento, sino que también son esenciales para la previsión y la capacidad de hacer predicciones futuras.

Dado que los cuadros de mando analíticos incorporan grandes conjuntos de datos históricos y una cantidad considerable de información, la visualización de datos juega un papel crucial. A diferencia de los cuadros de mando para ejecutivos, donde los elementos visuales ayudan a los altos cargos a tomar decisiones rápidas sin tener que consultar los datos directamente, en los cuadros de mando analíticos, los elementos visuales se utilizan para representar de manera visual y clara grandes cantidades de datos que se pueden consultar, combinar y explorar en mayor profundidad.

La exploración y la interacción son requisitos fundamentales en cualquier cuadro de mando analítico. Los usuarios deben poder interactuar con los datos y los elementos visuales, realizar exploraciones y análisis. Por lo tanto, elementos como tablas dinámicas, filtros interactivos y desgloses son muy útiles en este tipo de cuadros de mando.

Dado que los cuadros de mando analíticos son herramientas más complejas que otros tipos de dashboards, requieren un nivel de comprensión y conocimiento en áreas de datos, estadísticas y análisis que es posible que el trabajador promedio de una empresa no posea. Los datos en un cuadro de mando analítico suelen ser complejos, al igual que los análisis para los que se han diseñado. Por lo tanto, es recomendable restringir el acceso a este tipo de cuadros de mando a perfiles más analíticos y científicos dentro de la empresa, mediante la asignación de permisos de usuario. De esta manera, garantizamos que solo los usuarios adecuados puedan acceder y trabajar en ese cuadro de mando.

4. Cuadro de mando operativo u operacional

Un cuadro de mando operativo u operacional (CMO) es un tipo de dashboard empresarial diseñado para monitorear el desempeño de las operaciones y áreas específicas de un negocio. Su función principal es realizar un seguimiento y evaluar el rendimiento y la ejecución de los procesos y actividades en curso.

Por lo tanto, los datos incluidos en un cuadro de mando operativo son principalmente datos operacionales. Este tipo de dashboard incorpora indicadores de rendimiento y KPI operacionales relacionados con el desempeño de los procesos y actividades de una determinada área de negocio de una corporación. Desempeña un papel vital en cualquier organización al hacer un seguimiento de un área funcional específica y de las diversas operaciones en curso relacionadas con esa área.

A diferencia de otros tipos de cuadros de mando, el cuadro de mando operativo se centra en proporcionar una visión de la realidad a corto y medio plazo, ya que es una herramienta de apoyo para la toma de decisiones urgentes. Sin embargo, al igual que la mayoría de los dashboards, los datos históricos también desempeñan un papel importante en este tipo de cuadro de mando, ya que la comparación entre períodos temporales es relevante para la toma de decisiones. En el caso del cuadro de mando operativo, las comparaciones suelen realizarse a nivel mensual, trimestral o cuatrimestral, sin abarcar períodos más largos.

Además de ser la herramienta principal para revisar el progreso y el funcionamiento de las áreas de negocio, el cuadro de mando operativo resulta crucial para identificar errores o áreas de mejora, y anticiparse a posibles problemas relacionados con las operaciones y los procesos en curso.

Sin embargo, al diseñar un buen cuadro de mando operativo, es importante tener en cuenta sus limitaciones y respetarlas. Aunque este tipo de dashboard explora las diversas operaciones empresariales, proporciona una visión limitada de la actividad empresarial y no debe confundirse con un cuadro de mando integral, ya que no es un instrumento de gestión estratégica global, sino que se enfoca en áreas de negocio específicas y en un período de tiempo más acotado en comparación con un Cuadro de Mando Integral (CMI).

¿Cómo crear un cuadro de mando operativo (CMO) en 5 pasos?

El proceso de diseño de un cuadro de mando operativo (CMO) sigue cinco pasos clave que te ayudarán a crear un dashboard efectivo y centrado en las operaciones empresariales. Veamos cómo puedes llevar a cabo este proceso:

  1. Definir el propósito y los objetivos: Al igual que con cualquier dashboard, es fundamental comenzar definiendo el propósito del cuadro de mando y identificar los objetivos de negocio que deseas representar. Transforma estos objetivos en indicadores de rendimiento claros y medibles.

  2. Establecer los KPI e indicadores de rendimiento: Una vez que tienes claros los objetivos que deseas medir, es hora de definir los KPI e indicadores de rendimiento que te ayudarán a evaluar el progreso hacia esos objetivos a lo largo del tiempo. Estos indicadores deben ser relevantes y proporcionar información valiosa sobre el desempeño de las operaciones y procesos específicos.

  3. Identificar y recopilar los datos necesarios: Los datos son la base de cualquier cuadro de mando. Asegúrate de identificar los datos necesarios para medir los KPI e indicadores de rendimiento establecidos. Si los datos ya están disponibles, verifica que estén en un formato compatible y listos para su análisis. En caso contrario, recopila los datos requeridos. Si los datos provienen de diferentes fuentes con formatos diferentes, deberás realizar un proceso de integración de datos para que sean coherentes y comparables.

  4. Utilizar una herramienta de inteligencia empresarial (BI): Para crear un cuadro de mando operativo, necesitarás una herramienta de inteligencia empresarial (BI) que te permita convertir los datos en información y el conocimiento. Puedes utilizar herramientas como Power BI, que proporcionan capacidades de visualización y análisis de datos poderosas.

  5. Diseñar la visualización de datos: Una vez que los datos se han integrado en el cuadro de mando, es el momento de trabajar en la estructura y el diseño del dashboard. La visualización de datos desempeña un papel crucial en la efectividad del cuadro de mando. Si estás utilizando una herramienta como Power BI, elige los visuals adecuados que se ajusten a tus necesidades y ayuden a transmitir la información de manera clara y concisa.

Recuerda que un cuadro de mando operativo se centra en el seguimiento y la evaluación de las operaciones empresariales, por lo que es importante definir los objetivos, seleccionar los indicadores de rendimiento adecuados, recopilar y preparar los datos necesarios, utilizar una herramienta de BI y diseñar visualizaciones efectivas. Con estos pasos, podrás crear un cuadro de mando operativo que te brinde información valiosa para la toma de decisiones.

Ventajas y beneficios de un dashboard

Las ventajas y beneficios que aportan los cuadros de mando y dashboards son numerosas, entre las que destacamos las siguientes:

  • Ofrecen información objetiva sobre el rendimiento de la empresa y ofrecen una base de conocimiento sólida sobre la cual tomar decisiones.
  • La información objetiva de los cuadros de mando muestra áreas y puntos de mejora dentro de la empresa, de forma que la dirección puede hacer cambios según sea necesario.

Sin embargo, sin una solución tecnológica adecuada su implantación es tediosa y aporta muchos inconvenientes:

  • Importantes esfuerzos cada mes para la elaboración manual de los informes.
  • Alta probabilidad de error al realizar cálculos de forma manual (Excel).
  • Discusiones en los comités por si el dato es correcto o no, si lo he obtenido de tal sitio u otro, o si se ha calculado de un modo u otro… En lugar de centrar los esfuerzos en analizar los resultados y tomar decisiones, las reuniones se centran en la interpretación de los datos.
  • La información no está actualizada o disponible cuando se requiere.
  • Se dispone de una foto estática (en la mayoría de caso mensual) sin posibilidad de análisis temporal.
  • Informes muy estáticos, poco atractivos y con mínimas posibilidades de interacción o análisis.
  • Obtener una visión global del negocio: El cuadro de mando integral proporciona una visión completa de la actividad empresarial y su evolución a lo largo del tiempo. Esto permite a los responsables de la toma de decisiones identificar información relevante, evaluar estrategias empresariales y comprender las razones detrás de los resultados.
  • Estimular nuevas estrategias y oportunidades de negocio: El objetivo principal de un cuadro de mando es convertir datos y métricas en información fácilmente comprensible para impulsar la toma de decisiones. En este sentido, el cuadro de mando fomenta la generación de nuevas estrategias de negocio y la mejora de las existentes al identificar insights y tendencias significativas.
  • Reducir riesgos: La información del cuadro de mando debe actualizarse constantemente, casi en tiempo real, para que los responsables de analizar áreas específicas del negocio puedan detectar posibles desafíos u obstáculos y abordarlos de manera oportuna, evitando así posibles riesgos.
  • Mejorar la comunicación interna: En una empresa, es común que los responsables de los departamentos y los cargos directivos realicen reuniones periódicas para analizar el rendimiento de cada área de negocio. Contar con una herramienta poderosa de presentación y análisis como el cuadro de mando mejora la comunicación interna entre los diferentes departamentos y facilita el intercambio de información dentro de la organización.
  • Mejorar la comunicación externa: Además, es común utilizar cuadros de mando en reuniones con colaboradores externos, socios e incluso clientes para presentar los indicadores más importantes de la empresa o métricas que refuercen la explicación de los puntos clave a tratar en la reunión. Esto mejora la comunicación con las partes interesadas externas y ayuda a transmitir información relevante de manera efectiva.

Herramientas para crear cuadros de mando

La herramienta por excelencia para la creación de dashboards y reports de negocio es Microsoft Power BI. En Bismart, como gold partner preferente en España de Microsoft, trabajamos con Power BI, ya que es la herramienta que nos permite trabajar con mejor calidad y seguridad de los datos.

Descubre más sobre la red de partners de Microsoft

Power BI utiliza gráficos visuales para mostrar la información escondida en los datos. Hay muchas formas de representar datos y es una gran habilidad conocerlas y saber aplicarlas adecuadamente al contexto y necesidades de cada empresa. 

¿Cómo lograr implementar un cuadro de mando con éxito?

Las organizaciones utilizan los cuadros de mando y dashboards como herramientas para realizar el seguimiento y análisis de sus indicadores y resultados. La implementación de un cuadro de mando o dashboard implica un proceso de mejora continua, en el cual se deben realizar cambios periódicos para adaptarse a las circunstancias actuales y ajustar los indicadores a los objetivos de la organización.

Es importante tener en cuenta que los cuadros de mando y dashboards requieren un período de adaptación para evaluar si su diseño, usabilidad y análisis están alineados con la estrategia empresarial y las necesidades de los usuarios. Esto permitirá un diagnóstico adecuado de los resultados y facilitará la toma de decisiones.

Sin embargo, la implementación de estas soluciones tecnológicas plantea desafíos, como la gestión del tiempo, el conocimiento de la situación actual de la empresa, la participación de los altos ejecutivos, la definición de prioridades y objetivos estratégicos, y la identificación de variables críticas necesarias para el control de cada área funcional.

En primer lugar, es importante definir correctamente los indicadores de rendimiento y KPI que se mostrarán en el panel de control, asegurando una lectura coherente. Esto implica considerar aspectos como la finalidad de los indicadores, el método de cálculo y la fuente de los datos. El número de indicadores debe ser adecuado, evitando tanto la falta como el exceso de información, ya que ambos pueden resultar problemáticos.

La disponibilidad y calidad de los datos necesarios para el cálculo de los indicadores son fundamentales para asegurar que la información esté siempre disponible, minimizar los esfuerzos requeridos para obtener los datos y garantizar su veracidad.

Además, los criterios de visualización de datos y la atención a la experiencia del usuario son esenciales para facilitar el uso y comprensión de la información en el panel de control. Se debe prestar especial cuidado a la presentación visual de los datos, asegurando una interfaz intuitiva y fácil de navegar.

En resumen, una implementación efectiva de un panel de control requiere una selección adecuada de indicadores, disponibilidad y calidad de los datos, y una presentación visual cuidadosa que optimice la experiencia del usuario. Estos elementos contribuirán a que el panel de control sea una herramienta valiosa para la toma de decisiones informadas dentro de la organización.

Las repercusiones del ruido en la toma de decisiones empresariales

En un estudio realizado hace una década por investigadores de la Universidad de Princeton, se examinó el impacto de la calidad de la información en la toma de decisiones. Cuatro voluntarios y 19 ratas de laboratorio participaron en el estudio. Los resultados revelaron que los participantes no tuvieron dificultades para procesar información lógica y tomar decisiones óptimas. Sin embargo, cuando se introdujo "ruido" externo, como clics irrelevantes, los encuestados cometieron errores y se desviaron de la mejor opción.

Este fenómeno puede manifestarse en cualquier ámbito y demuestra la importancia de que los líderes empresariales estén siempre atentos a lo que ocurre en sus equipos, a todos los niveles de la organización, así como a los acontecimientos externos. El acceso a información y datos de calidad resulta fundamental para que los ejecutivos puedan desempeñar su labor con las mayores garantías. Sin embargo, el exceso de información puede generar ruido y dificultar la toma de decisiones basadas en datos.

Para tomar decisiones acertadas, las empresas, especialmente en los niveles directivos, necesitan disponer de información precisa, relevante y contextualizada. Los líderes deben contar con la capacidad y el acceso a tecnologías que les permitan filtrar el ruido y enfocarse en la información pertinente para alcanzar los objetivos establecidos. En este contexto, los paneles de control se convierten en una herramienta esencial para obtener datos claros y precisos, y así tomar decisiones más fundamentadas y efectivas.

A continuación, resumimos los elementos que pueden contribuir al éxito de la implementación de un cuadro de mando:

Enfoque top-down: Es importante abordar el proceso desde una perspectiva estratégica, comenzando por definir las líneas estratégicas y los objetivos, para luego concretar los datos necesarios que permitirán medir el grado de cumplimiento de dichos objetivos.

Participación del Equipo de Dirección: Contar con la implicación del equipo directivo en las etapas iniciales y finales del proyecto es fundamental. Esto asegura una correcta definición, revisión y validación de los resultados obtenidos.

Definición precisa de los indicadores: Es esencial establecer una clara definición de los indicadores para asegurar que se les dé una única interpretación. Aspectos como la finalidad, el método de cálculo y el origen de los datos ayudan a establecer metadatos adecuados para cada indicador.

Número adecuado de indicadores: Tanto la falta de información como el exceso de indicadores pueden representar problemas. Es necesario encontrar un equilibrio y seleccionar un número adecuado de indicadores que sean relevantes y brinden una visión completa de la situación.

Disponibilidad y calidad de los datos: Para garantizar el éxito del cuadro de mando, es fundamental contar con datos disponibles y de calidad para el cálculo de los indicadores. Esto implica asegurar que la información esté siempre disponible, minimizar los esfuerzos requeridos para obtener los datos y verificar su veracidad.

Herramientas orientadas al usuario: Es importante utilizar herramientas que sean intuitivas y fáciles de usar para los usuarios. Deben facilitar la comprensión de los resultados de forma visual e interactiva, destacando los hallazgos más relevantes en informes predefinidos. Además, se debe permitir la generación de informes ad-hoc para un mejor análisis y diagnóstico de los resultados.

Más allá de lo ya mencionado, los expertos en reporting de Bismart, consideran que la implementación exitosa de un cuadro de mando depende de 10 factores clave

  1. Calidad de los datos: Antes de implementar un cuadro de mando, es esencial considerar que su efectividad depende de la calidad de los datos utilizados. Para asegurar que el cuadro de mando cumpla con los objetivos establecidos, es fundamental contar con datos de calidad. La toma de decisiones acertadas se basa en la calidad de los datos, y lo mismo ocurre con los resultados obtenidos a través del cuadro de mando.

  2. Definición precisa de los indicadores: Una vez garantizada la disponibilidad y calidad de los datos, es crucial definir correctamente los indicadores de rendimiento que se utilizarán en el cuadro de mando. La definición y establecimiento de indicadores de rendimiento y KPIs son pasos decisivos y complejos en la estrategia de inteligencia empresarial y seguimiento de la actividad. Estos indicadores están estrechamente ligados a los objetivos comerciales de la empresa, por lo que su correcta definición asegurará un seguimiento adecuado.

  3. Cantidad de indicadores de rendimiento: Además del contenido de los indicadores, es importante tener cuidado con la cantidad de indicadores utilizados. Un cuadro de mando con demasiados indicadores puede dificultar la comprensión del progreso de la actividad, mientras que un dashboard con pocos indicadores puede ofrecer una visión limitada del cumplimiento de los objetivos. Es fundamental encontrar el equilibrio adecuado y seleccionar la cantidad adecuada de indicadores según las necesidades específicas.

  4. Aproximación top-down para la lectura del cuadro de mando: Es esencial construir el cuadro de mando siguiendo una aproximación top-down, mostrando en primer plano los indicadores de rendimiento más importantes y luego los más específicos. Esta aproximación permite visualizar la actividad desde una perspectiva estratégica y permite la exploración en profundidad para que los usuarios puedan analizar los datos desde diferentes niveles de detalle.

  5. Selección del tipo de cuadro de mando: Cada organización puede contar con diferentes tipos de cuadros de mando, ya que no todos sirven para lo mismo. Existen diversos tipos, como el cuadro de mando integral (CMI), el cuadro de mando para ejecutivos, el cuadro de mando analítico y el cuadro de mando operativo (CMO). El diseño y contenido del cuadro de mando dependerán de lo que se desee monitorear y de su propósito específico.

  6. Participación de los altos cargos: La implicación del equipo de dirección y los altos cargos estratégicos en las etapas iniciales y finales del proyecto de implementación del cuadro de mando es fundamental. El cuadro de mando refleja la estrategia empresarial, por lo que es necesario que el equipo directivo revise y valide los objetivos comerciales, la definición de los indicadores y la aproximación general del cuadro de mando. Además, en las etapas finales del proyecto, los altos cargos deben confirmar que el cuadro de mando cumple los objetivos establecidos, está bien construido, ofrece una lectura adecuada y tiene un diseño y usabilidad adecuados.

  7. Formación del equipo y usuarios finales: Un cuadro de mando es una herramienta interactiva que requiere la participación de los usuarios finales. Por lo tanto, es importante proporcionar una formación específica a los usuarios para que puedan interactuar con el cuadro de mando, comprender los datos y extraer conclusiones. La formación debe abarcar tanto los aspectos técnicos del cuadro de mando como la capacidad de comprensión de los indicadores de rendimiento y su aplicación en la toma de decisiones.

  8. Usabilidad del cuadro de mando: La usabilidad desempeña un papel fundamental en la capacidad de los usuarios para trabajar con el cuadro de mando. Los usuarios finales suelen tener pocos conocimientos técnicos, por lo que es imprescindible que el cuadro de mando sea fácil de usar y se ajuste al nivel de conocimiento de los usuarios.

  9. Interoperabilidad de las plataformas corporativas: Un cuadro de mando forma parte de un flujo de datos que abarca desde la recopilación de datos hasta la toma de decisiones basadas en datos. Para que el proyecto funcione correctamente, es fundamental garantizar la interoperabilidad del cuadro de mando con otras plataformas y sistemas corporativos.

  10. Actualización en tiempo real del cuadro de mando: Un cuadro de mando no debe ser estático, ya que está relacionado con la actividad y la estrategia empresarial, que cambian constantemente. Por lo tanto, es importante elegir un cuadro de mando que permita la actualización en tiempo real de los datos, los indicadores de rendimiento e incluso el diseño cuando sea necesario. Además, es recomendable que el cuadro de mando pueda establecer alertas que notifiquen cualquier anomalía en la actividad.

¿Cómo crear un cuadro de mando con Power BI?

La creación de un dashboard o cuadro de mando en Power BI es una tarea común pero puede resultar desafiante para aquellos que no están familiarizados con la plataforma. A continuación, te presento una versión modificada y original del texto:

"Si estás buscando crear un dashboard en Power BI de forma sencilla, aquí te brindaremos los pasos clave para lograrlo. Una de las grandes ventajas de Power BI es que permite a los usuarios generar cuadros de mando a partir de conjuntos de datos, lo cual resulta fundamental para que las empresas puedan realizar un seguimiento de su actividad empresarial y tomar decisiones basadas en datos concretos (data-driven decisions).

En el ámbito empresarial, la creación de cuadros de mando se ha vuelto una práctica habitual. Por eso, Power BI ofrece la opción de crear temas que permiten a los analistas y científicos de datos aplicar un diseño consistente en múltiples cuadros de mando, evitando así tener que construir cada dashboard desde cero. Además, se pueden adaptar los cuadros de mando a la imagen corporativa de la empresa.

¿Estás listo para aprovechar Power BI y convertir tus datos en historias impactantes? Descarga nuestro e-book y descubre cómo crear tu primer Power BI Dashboard en tan solo 5 pasos sencillos.

Descarga el e-book

  1. Selecciona el conjunto de datos a visualizar

El primer paso para crear tu dashboard es elegir el conjunto de datos que deseas representar visualmente. Los cuadros de mando están diseñados para visualizar datos y hacer que sean comprensibles. Antes de comenzar a crear el dashboard, es importante tomarse el tiempo necesario para pensar y decidir qué información deseas mostrar y por qué motivo.

Es fundamental que el dashboard se alinee con los objetivos de negocio y se adapte a la lógica de la empresa.

  1. Conecta las fuentes de datos

Es común que las empresas necesiten incluir en un mismo dashboard conjuntos de datos provenientes de diversas fuentes. Para poder hacer un seguimiento efectivo de la actividad empresarial, es necesario incluir datos de diferentes áreas del negocio. En este sentido, la integración de datos y sistemas es clave, ya que la fragmentación de los datos en múltiples fuentes y formatos puede complicar el proceso.

Si los datos están integrados en una única fuente y formato, simplemente debes conectar esa fuente a Power BI utilizando la opción "Obtener datos". Sin embargo, si los datos residen en diferentes fuentes y tienen formatos diversos, deberás seleccionar las distintas fuentes de datos y luego crear un modelo de datos que unifique el formato para que puedas utilizarlos.

Si deseas explorar las propiedades de tus datos, en la pestaña "Campos" encontrarás una lista con todos los campos de la base de datos, y en "Propiedades" podrás ver las configuraciones aplicables a los datos.

Una vez que los datos tienen el formato deseado y son compatibles, obtendrás algo similar a esto:

Imagen-d1-min

  1. Establece relaciones entre las tablas

Como se muestra en la imagen anterior, Power BI organiza los datos en tablas y establece automáticamente relaciones entre ellas cuando detecta campos con el mismo nombre. Sin embargo, es importante revisar las relaciones generadas por Power BI y modificarlas en caso de que sean incorrectas o se desee establecer otro tipo de relación entre los datos.

Puedes modificar las relaciones en la sección "Modelo" > "Relaciones" > "Administrar Relaciones".

  1. Visualiza los datos

Como mencionamos anteriormente, un cuadro de mando tiene como objetivo principal representar los datos de manera visual, convirtiéndolos en algo fácil de interpretar para cualquier persona y permitiendo la toma de decisiones fundamentadas.

Power BI es una de las mejores herramientas del mercado en cuanto a visualización de datos, y crear visualizaciones con Power BI es bastante sencillo. En la vista "Informe" encontrarás diferentes gráficos y elementos visuales que podrás utilizar. Simplemente selecciona los campos que deseas representar en el gráfico y especifica el cálculo que deseas realizar para cada valor.

Una vez creado, puedes modificar el formato del visual en la sección "Formato" y agregar información adicional en "Analytics".

  1. Diseña el cuadro de mando

Además de elegir las visualizaciones, es importante tener en cuenta el diseño y formato del dashboard. La disposición de la información, el uso de colores, tamaños y fuentes de texto pueden marcar la diferencia al hacer que el cuadro de mando sea fácil de comprender, cuente la historia que deseas transmitir y resulte efectivo según los objetivos para los cuales fue creado.

Un cuadro de mando útil siempre cumple una función narrativa. La forma en que estructuramos la información, el diseño, los colores y el texto son elementos vitales para construir una narrativa efectiva y adaptar el cuadro de mando a la imagen corporativa, ya sea la propia o la de un cliente si estás desarrollando el dashboard para terceros.

Estos son los 5 pasos básicos para crear un cuadro de mando en Power BI. Por supuesto, existen muchas opciones avanzadas, como la aplicación de segmentos, medidas, filtros y tooltips, por mencionar algunas.

Los mejores visuals y gráficos de Power BI 

El vocabulario visual (Visual Vocabulary) es una completa guía visuals de Power BI que indican cuál es el más idóneo para cada función. Según los datos que se quieran mostrar, se deberá optar por unos u otros. 

Gif Comparativa Gartner Bismart BI

 

Si tienes un dashboard creado por Bismart verás que los gráficos, visuales y custom visuals que hemos puesto no responden a un capricho del consultor, sino a un consenso mundial sobre qué visuales Power BI se usan en cada caso. 

Bismart recomienda el uso de esta simbología gráfica para visualizar datos concretos y representar la información de forma más simple. Se le conoce por diferentes denominaciones: dataviz, data visualization, visual vocabulary, data stories, Power BI visuals, better chart choices...

Sea como fuere, lo que debes saber es que existe un vocabulario visual respaldado por el Financial Times Graphics Team y por Microsoft Power BI y Tableau para facilitar la elección de gráficos para representar datos.

El vocabulario visual no busca prescribir cómo deben hacerse los gráficos, sino aprovechar las oportunidades de usarlos juntamente con las palabras.

La creación de este vocabulario visual se debe a que, como explicaba el Financial Times, una parte importante de la sociedad no puede entender los gráficos simples. Esto es un problema grave, pues en la época de la posverdad es crucial saber moverse entre datos e información para poder formar opiniones críticas. Además, no es posible evitarlos y explicar los datos que contienen, porque la información que se transmite con ciertos gráficos no siempre puede sustituirse por explicaciones verbales. 

Otra problemática relacionada con la representación gráfica de los datos es que las empresas que hacen dashboards son expertas en tratamiento de datos, pero no están formadas para saber compartir información compleja a públicos no expertos. Es por eso que en Bismart formamos a nuestros profesionales estadistas y siempre trabajan junto con consultores expertos en la transmisión de información compleja.

Una de las acciones que sale de esta relación es el uso de este vocabulario visual que ayuda a fomentar una mejor elección de gráficos y, en último término, acercar los expertos en datos a las personas con un conocimiento estadístico básico.

Inspirado por el trabajo del Financial Times, SQLJason, ha creado la versión Power BI del vocabulario visual. Además, encontrarás algunos custom visuals más que le han parecido relevantes.

 Las herramientas más comunes de BI cuentan con muchos tipos de gráficos estándar, que son sencillos de usar y pueden ser muy útiles en muchos casos. Sin embargo, en ocasiones, las necesidades de información del cliente requieren la creación de gráficos personalizados. Para ello existen otras herramientas que permiten un alto nivel de personalización a través de la ilustración manual, como Adobe Illustrator. Estas herramientas tienen limitaciones en cuanto a la creación de gráficos personalizados, ya que no permiten vincular múltiples atributos de los datos a los elementos gráficos. Otra opción es la programación de visuals personalizados, como la que se puede llevar a cabo a partir de una biblioteca como D3.js o lenguajes declarativos como Vega, que ofrecen un gran control sobre la transformación de los datos a elementos gráficos, pero requieren conocimientos muy avanzados de programación.

Una nueva aproximación a la creación de gráficos personalizados

Para conseguir un punto de encuentro entre la personalización, la sencillez y el nivel de conocimiento necesario, Microsoft Research ha llevado a cabo un proyecto de open source llamado Charticulator. Charticulator es una herramienta que facilita la creación de visuals o gráficos personalizados sin la necesidad de escribir código. Con esta herramienta se superan las limitaciones de otras aproximaciones que permiten conseguir visuals muy básicos o están condicionadas por los conocimientos de programación del técnico.

Conoce todos los detalles de Charticulator

Estos visuals muestran de forma explicativa la información que se esconde en el big data de un negocio. Sin embargo, es muy importante tener la capacidad interpretativa suficiente para convertir esta información en insights. Todo esto queda muy bonito, pero ¿cuál la diferencia entre datos, información e insights?

Los datos son los números, palabras, imágenes, etc. sin tratar que la empresa ha recopilado según unos estándares bien definidos que están relacionados con los objetivos empresariales de la compañía. Recopilarlos así y no tratar de reunir cualquier tipo de dato sin reparar en su valor es muy importante para no terminar con un volumen de datos imposible de gestionar y de poco valor informacional.  

La información son conjuntos de datos que han sido tratados para poder visualizarlos en un formato mucho más simple, como pueden ser las visualizaciones de datos, reports o dashboards. Sin embargo, solo con información no podemos darnos por satisfechos, sino que debemos interpretarla para conseguir generar acciones estratégicas de mejora. Para ello existen los insights.

Los insights son el resultado del análisis de los datos y de la información. Son los que ayudan a entender qué está pasando en un contexto específico y a generar estas acciones estratégicas. Los insights son la clave para entender a nuestro público objetivo, crear mejores productos y conocer y descubrir mercados. Un buen insight nace del análisis y la investigación, pero depende de unos objetivos adecuados y unos buenos métodos de recopilación de datos.

Como decíamos, es muy importante usar unos estándares definidos y lógicos para el tratamiento de los datos para visualización. Las empresas pueden escoger trabajar con cuadros de mando fijos o con BI self service. Ambas formas tienen sus pros y sus contras, que siempre dependen de las necesidades y objetivos del negocio. A grandes rasgos, los cuadros de mando se realizan por parte de profesionales técnicos y son herramientas fijas de consulta para que el resto de miembros de la compañía puedan crear reports. En cambio, el self-service BI permite que los usuarios no técnicos puedan crear sus propios visuals según sus necesidades informacionales. 

Para trabajar de esta forma, es primordial que la empresa cuente con un entorno en el que documentar indicadores y dimensiones según los cuales tratar los datos. Para definirlos, hay que pensar en quiénes serán los usuarios finales de la herramienta para garantizar su éxito y su uso. Para ello es muy importante desarrollar una metodología de trabajo adecuada y contar con una herramienta que permita llevarla a cabo. Sin embargo, lo más importante es ofrecer acompañamiento a los usuarios.

En Bismart hemos desarrollado una herramienta para esta finalidad llamada Indicators & Dimensions Definition Tool, que permite disponer de un entorno donde se pueden documentaren la fase de definición indicadores dimensiones. Además, cuenta con Bus Matrix, que nos permite saber por qué dimensión podemos analizar cada indicador o a qué indicadores aplica cada dimensión

Esta herramienta acompaña en el proceso de definición y a la vez es una herramienta de documentación y de consulta. Cuenta con una sección que hace las veces de diccionario, así como de una ficha de indicadores, donde podemos consultar todos los atributos que define el indicador. En este apartado, pueden filtrarse los indicadores de forma que se puede acotar la búsqueda según el área de interés. La herramienta también dispone de una ficha de dimensiones donde, una vez más, podremos filtrar las dimensiones según el área funcional y también ver las jerarquías que forman estas dimensiones. Además, también podemos ver desde dónde se obtienen los datos mostrados. Finalmente, el Bus Matrix permite ver las capacidades de análisis, es decir, muestra por qué dimensión podemos analizar cada indicador y viceversa. Por ejemplo podemos ver que a nivel de producto tenemos los indicadores “success ratio”, “number of sales orders” y “number of proposals”. 

Mira el webinar Indicators & Dimensions Definition Tool

Además de Power BI, en Bismart somos partners en España de Zebra BI, una compañía que realiza visuals muy potentes para Power BI que añaden especial valor a los dashboards de finanzas.

Siempre hemos puesto una especial atención en que nuestras soluciones de Power BI ofrezcan una respuesta adecuada en tres ejes fundamentales: negocio, comunicación y calidad técnica. Para ello trabajamos siempre con las mejores plataformas y proveedores, como Microsoft o, recientemente, Zebra BI. Zebra BI es un proveedor de referencia de visuals de Power BI y Excel que permite visualizar datos de forma clara, concisa, simple y atractiva. ¡Incluso Microsoft los utiliza para su reporting interno!

Los visuals de Zebra BI son especialmente ideales para los ámbitos de finanzas, marketing y ventas. Permiten crear todas las gráficas que un experto financiero pueda necesitar para explicar al detalle el rendimiento empresarial, ya que permite generar informes de ingresos y ganancias y pérdidas fáciles de usar en Power BI con subtotales, función de inversión de costes, columnas reordenables, gráficos de desviación automática, etc. Zebra BI Tables es, de largo, la tabla/matriz visual más potente de Power BI. Permite construir tablas extremadamente flexibles con gráficos incrustados, expandir y contraer filas, reordenar las columnas, hacer cálculos de pérdidas y ganancias, análisis de top N y mucho más.

Así, con la incorporación de los visuales de Zebra BI en nuestras soluciones vamos un paso más allá en la visualización de datos y mejoramos aún más nuestros informes, principalmente en el área financiera.  

 

Los 10 mejores Power BI Dashboards

Power BI ofrece una amplia variedad de opciones para la creación y diseño de cuadros de mando, brindando a las empresas la capacidad de personalizar los dashboards según sus necesidades empresariales. En Bismart, como empresa partner Power BI preferente de Microsoft, usamos Power BI para el desarrollo de nuestros cuadros de mando e informes.

¿Eras fan de los cuadros de mando destacados en Power BI? Hace un tiempo Microsoft se deshizo de los cuadros de mando destacados, reemplazándolos por dashboards favoritos

Las organizaciones suelen requerir múltiples cuadros de mando para analizar y hacer un seguimiento de diversas áreas de negocio, departamentos, proyectos o campañas. Con el tiempo, algunos dashboards pueden volverse obsoletos y se reemplazan por otros que se adapten mejor a las demandas de un mercado cada vez más digital, multidimensional y tecnológico.

En esta línea, nuestro equipo de expertos en business intelligence ha seleccionado los 10 mejores cuadros de mando de Power BI, los cuales enumeramos a continuación. 

Además, hemos creado un ebook dirigido a los CEOs, que incluye los 15 cuadros de mando de Power BI imprescindibles con ejemplos y una explicación de las métricas que deben incluir. También hemos incluido 5 cuadros de mando específicos para empresas de los sectores sanitario, hotelero, energético, público y minorista. ¡No te lo puedes perder!

Descargar e-book

 

1. Cuadro de mando financiero

Los cuadros de mando financieros son indispensables para cualquier organización. Estos dashboards incluyen los principales indicadores financieros de un negocio y desempeñan un papel fundamental en la supervisión de la salud económica de la empresa.

Las métricas y los indicadores de rendimiento en un cuadro de mando financiero pueden variar según la naturaleza y la lógica de negocio de cada organización. Sin embargo, es común encontrar métricas básicas como ingresos previstos y reales, beneficios netos, costos previstos y reales, cuentas por pagar, inventarios, entre otros.

2. Cuadro de mando de ventas

Los cuadros de mando de ventas son esenciales para cualquier organización. Estos dashboards se utilizan para monitorear las ventas y su evolución en comparación con períodos anteriores, y ayudan a los directivos a analizar el desempeño del equipo de ventas de la empresa.

Además de proporcionar información sobre el rendimiento general de las ventas, estos cuadros de mando también incluyen datos específicos sobre grupos de productos, canales de venta y segmentos de clientes. Algunos pueden ofrecer información detallada sobre los ingresos generados por diferentes regiones, la rentabilidad de las ventas en zonas geográficas específicas, o el retorno de inversión de campañas y promociones.

Estos cuadros de mando suelen incluir los KPIs que reflejan el logro de los principales objetivos de ventas de la compañía.

3. Indicators and Dimensions Definition Tool

Los indicadores de rendimiento son fundamentales para monitorear la actividad empresarial. Si los indicadores no están correctamente definidos y no se enfocan en los datos adecuados, es probable que las estrategias empresariales se vean afectadas. Trabajar con información incorrecta y una medición inadecuada de los resultados obstaculiza el progreso.

En este contexto, los cuadros de mando dedicados a la gestión y publicación de los datos que definen los indicadores, dimensiones y sus relaciones son extremadamente relevantes.

Un cuadro de mando de indicadores y dimensiones proporciona un entorno analítico, tanto a nivel funcional como técnico, que fomenta una comunicación adecuada entre el departamento de TI y las demás áreas funcionales de la empresa.

Este tipo de cuadro de mando se traduce en una mayor autonomía para cualquier miembro de la organización, ya que brinda un entorno donde pueden acceder a la información clave para monitorear la actividad empresarial.

Además, este tipo de cuadro de mando ayuda a minimizar los errores causados por el uso incorrecto de los indicadores, optimiza los resultados de las reuniones de seguimiento y reduce el tiempo dedicado a la elaboración de informes.

 

indicators and dimensions definition dashboard by bismart

4. Cuadro de mando de optimización de costos

Además del clásico cuadro de mando financiero, algunas empresas van más allá al implementar un cuadro de mando para la optimización de costos.

Estos cuadros de mando se crean para llevar a cabo proyectos de reducción de costos y optimizar la cadena de suministro de las organizaciones.

¿Cómo? A través de un cuadro de mando dedicado a la optimización de costos, las empresas pueden realizar un seguimiento de la evolución de sus costos, compararlos con datos históricos y analizar el retorno de inversión de todos sus proyectos.

Adoptar un cuadro de mando con estas características permite a los líderes considerar todas las variables que afectan al rendimiento financiero, extraer conclusiones e impulsar cambios transformadores.

5. Cuadro de mando de segmentación de clientes

La segmentación de clientes es una de las estrategias más importantes en la actualidad. Los cuadros de mando de segmentación permiten a las empresas estructurar su mercado y clasificar a los clientes según criterios establecidos para ofrecerles soluciones, productos, atención y experiencias personalizadas.

En los últimos años, los cuadros de mando de segmentación de clientes han ganado gran relevancia y se han convertido en una herramienta imprescindible para prácticamente todos los departamentos de la organización. Permiten a los responsables de tomar decisiones e impulsar acciones establecer prioridades, decidir en qué clientes enfocar sus esfuerzos y definir mejor las acciones hacia el mercado.

Además, este tipo de cuadros de mando son de gran ayuda para conocer mejor a nuestros clientes, identificar áreas de mejora y oportunidades de negocio, así como comprender los puntos de dolor que puedan tener.

customer segmentation dashboard by bismart

6. Cuadro de mando del viaje del cliente

Siguiendo las tendencias en estrategias de cliente, cada vez más organizaciones prestan atención al viaje del cliente o customer journey. Contar con un mapa que cuantifique el viaje del cliente es la mejor manera de mejorar la experiencia del cliente, crear estrategias de captación y retención personalizadas y, en definitiva, guiar a los clientes hacia la siguiente etapa del proceso de compra.

Un cuadro de mando dedicado al viaje del cliente debe representar gráficamente el embudo de conversión, mapear las etapas del proceso de compra de los clientes e incluir los KPIs más relevantes del viaje del cliente.

 

7. Cuadro de mando de análisis de marketing

En la actualidad, casi todas las organizaciones cuentan con un departamento de marketing. Con la creciente digitalización del sector empresarial, la importancia del marketing ha aumentado. En este sentido, los cuadros de mando de marketing son una herramienta fundamental en el año actual.

Estos cuadros de mando supervisan el rendimiento de los esfuerzos de marketing, reflejados en las campañas de marketing, el éxito de la generación de contenido, la adquisición de nuevos contactos y el rendimiento de los segmentos en cada canal de comunicación, entre otros aspectos.

Un dashboard de marketing eficaz debe incluir los conocimientos más relevantes de la estrategia de marketing del año y sirve como guía principal para que el Director de Marketing (CMO) de la empresa pueda medir el éxito de las actividades de marketing en un período determinado.

8. Cuadro de mando de análisis de redes sociales

Las redes sociales se han convertido en uno de los canales de comunicación preferidos por las empresas. En la actualidad, las organizaciones que no cuentan con un plan estratégico específico para la generación de contenido en redes sociales están en desventaja.

Los cuadros de mando de análisis de redes sociales incluyen las métricas más relevantes relacionadas con las redes sociales de cada empresa. Por supuesto, dependiendo del plan estratégico y la presencia en redes sociales de cada negocio, estos cuadros de mando incorporarán diferentes indicadores de rendimiento.

Sin embargo, cualquier dashboard de análisis de redes sociales debe servir como el entorno óptimo para analizar el rendimiento de los contenidos y las campañas de comunicación en el entorno digital. Estudiar el comportamiento de la audiencia y la relación entre la marca y el cliente en las redes sociales también puede ser crucial en situaciones de crisis y ayuda a las compañías a conocer mejor a sus clientes y comprender la opinión de la audiencia en relación con sus productos y servicios.

9. Dashboard de rentabilidad de cliente

Una estrategia inteligente y efectiva para segmentar nuestra cartera de clientes se centra en la rentabilidad de cada cliente. En lugar de copiar el contenido anteriormente proporcionado, puedo ofrecerte una versión modificada que conserva el significado esencial pero con un enfoque y redacción diferentes:

"Para maximizar la eficiencia y los resultados de nuestras acciones comerciales, es fundamental analizar la rentabilidad de nuestros clientes y segmentarlos adecuadamente. En este sentido, los cuadros de mando orientados a la segmentación de clientes por rentabilidad están emergiendo como herramientas tecnológicas esenciales que ayudan a los equipos de marketing, ventas y comercial a dirigir sus esfuerzos hacia los clientes adecuados.

Estos cuadros de mando permiten a las empresas alinear sus estrategias comerciales con la rentabilidad de los clientes, establecer objetivos de mercado, identificar clientes estratégicos, detectar clientes de alto riesgo o no rentables, entre otras posibilidades ilimitadas.

El objetivo final de estos cuadros de mando es proporcionar apoyo a los equipos encargados de las estrategias de cliente, aumentando su productividad y ayudándoles a tomar decisiones estratégicas más acertadas.

abc client analysis dashboard by bismart

10. Hotel Management Dashboards

La pandemia del Covid-19 ha tenido un impacto especialmente negativo en las empresas del sector turístico, especialmente en aquellas cuya principal fuente de ingresos proviene del turismo.

Ante esta situación, las empresas hoteleras han comenzado a invertir en soluciones tecnológicas que les permitan supervisar el rendimiento de sus actividades empresariales de manera exhaustiva, gestionar la crisis y encontrar oportunidades a pesar de la complejidad.

El Cuadro de Mando de Gestión de Ingresos Hoteleros es una herramienta basada en Power BI que proporciona un conjunto de servicios de información en un único entorno. Esto permite a los directores de cadenas hoteleras y otros cargos directivos consultar los indicadores de todos sus hoteles y áreas funcionales.

Este cuadro de mando integra la información dispersa en diferentes sistemas, brindando una visión integral del negocio hotelero. Proporciona a los directores de hotel todos los datos relevantes que necesitan, como gestión de ingresos, compras, ventas, finanzas, reputación, personal, actividad económica, tráfico web, tráfico aéreo, etc. Además, incorpora análisis avanzados y herramientas de predicción que permiten a los gerentes prever la ocupación, optimizar las compras, y mucho más.

Pantalla_Revenue_HMD

Las características de un cuadro de mando útil

En la actualidad, prácticamente todas las empresas utilizan cuadros de mando para realizar un seguimiento de su actividad. Sin embargo, la mayoría de los cuadros de mando empleados por las organizaciones se limitan a mostrar datos e información sin aportar un verdadero conocimiento.

Es común confundir los términos datos, información y conocimiento, pero es fundamental comprender la diferencia entre ellos para garantizar que nuestros indicadores de rendimiento y cuadros de mando brinden un valor significativo.

Empecemos por definir qué es un dato. Un dato no es más que una representación simbólica o descripción de una situación o suceso. En el contexto empresarial, los datos por sí solos no transmiten ningún mensaje sustancial.

Imaginemos que un cuadro de mando muestra el siguiente dato: "Facturación: 5 millones de euros". Este dato, por sí solo, no aporta ningún mensaje claro, ya que no conocemos a qué empresa corresponde la facturación, el período de tiempo al que se refiere ni disponemos de una referencia para compararla. Para que un dato comunique un mensaje relevante, debe ser complementado con información.

Ahora, ¿qué es la información? La información consiste en un conjunto de datos contextualizados de manera que puedan proporcionar un mensaje que contribuya a la adquisición de conocimiento. En otras palabras, la información tiene la capacidad de comunicar conocimiento o aportar inteligencia. En el ámbito empresarial, la información puede influir en nuestros juicios de valor o en la percepción que tenemos sobre algo.

En resumen, la información es la conexión de los datos con su contexto, y siempre debe aportar algún tipo de conocimiento o inteligencia significativa.

Finalmente, el conocimiento se refiere al conjunto de hechos e información adquiridos por una persona a través de sus experiencias, educación y comprensión teórica o práctica de una realidad. Para que la información se convierta en conocimiento, debe ser útil para la toma de decisiones empresariales, servir como herramienta de apoyo y fomentar la concreción de acciones efectivas.

En este sentido, para lograr cuadros de mando realmente útiles, es esencial ir más allá de la mera exposición de datos. Debemos enfocarnos en proporcionar información que esté adecuadamente contextualizada, y que, a su vez, contribuya al conocimiento empresarial y respalde la toma de decisiones fundamentadas.

Para crear dashboards o cuadros de mando realmente útiles, debemos cumplir los siguientes cirterios: 

  • Al crear un cuadro de mando, es fundamental invertir tiempo en definir qué información queremos incluir y con qué propósito.
  • Además, debemos seleccionar los indicadores de gestión más adecuados en función de lo que deseamos medir y la razón por la cual es relevante para nosotros.
  • Es importante implementar cuadros de mando que sean prácticos y nos ayuden a tomar decisiones concretas, ya sea para prevenir problemas o corregirlos. De esta manera, podremos influir en los indicadores que muestren anomalías o puedan ser perjudiciales en el futuro.
  • Un buen cuadro de mando debe resaltar los puntos críticos de la empresa que a menudo se encuentran ocultos en los datos. Un panel de control eficaz es aquel que no obliga a los ejecutivos a navegar por múltiples elementos visuales o pantallas para comprender las causas de un problema o de un resultado negativo. En cambio, el cuadro de mando debe mostrar automáticamente por qué no estamos cumpliendo un objetivo.


En resumen, para desarrollar un cuadro de mando efectivo debemos dedicar tiempo a definir la información relevante, elegir los indicadores adecuados, implementar un enfoque práctico y revelar de manera clara los puntos críticos. De esta manera, aprovecharemos al máximo el potencial del cuadro de mando para tomar decisiones y mejorar continuamente la empresa.


Diseño de un cuadro de mando: Buenas prácticas

Las empresas utilizan los datos para descubrir información valiosa y obtener ideas sobre sus clientes, proveedores, competidores y su propia actividad. Es crucial que al tomar decisiones estratégicas, la presentación de los datos promueva la comprensión de los mismos, lo que facilita llegar a conclusiones viables. Si las personas responsables de tomar decisiones en una organización no pueden entender la información en la que deben basar sus decisiones, la recopilación y análisis de datos previos resultan inútiles.

En este sentido, la creación de dashboards o cuadros de mando que mejoren la comprensión y el análisis de conjuntos de datos es cada vez más importante. En la gestión y tratamiento de los datos, contar con conocimientos técnicos es crucial para crear gráficos y visualizaciones efectivas, y así comunicar la información que contienen estos datos a personas expertas en otros campos.

Descubre nuestros 12 consejos de usabilidad para crear cuadros de mando óptimos utilizando recursos visuales y presentar la información de la mejor manera posible.

  1. Utilización de métricas comunes y personalizadas: Un dashboard empresarial efectivo debe incluir tanto métricas comunes y generales que son relevantes para cualquier tipo de negocio, sin importar su sector o modelo de negocio, como métricas personalizadas que sean específicas y significativas para nuestra propia empresa. Estas métricas personalizadas nos permiten evaluar hechos y datos relevantes sobre el funcionamiento de nuestra compañía de manera precisa.

  2. Promover la comprensión de los datos a través de visualizaciones y gráficos: Al diseñar dashboards, especialmente aquellos dirigidos a personas no técnicas o no familiarizadas con el trabajo de datos, es esencial presentar la información de la manera más comprensible posible. Esto implica utilizar gráficos y visualizaciones que representen los datos de forma visual, de manera que cualquier persona pueda entenderlos.

Por ejemplo, Power BI ofrece la capacidad de crear visualizaciones dinámicas e interactivas, lo cual facilita la democratización de los datos. En Bismart, como empresa asociada a Power BI de Microsoft, desarrollamos nuestras soluciones utilizando esta herramienta. Además, Zebra BI proporciona opciones avanzadas de visualización para Power BI y Excel.

  1. Considerar al público objetivo. Al crear un panel de control, es crucial tener en cuenta a quién va dirigido. Los paneles de control financieros serán diferentes a los del departamento de marketing, y los dashboards de análisis interno probablemente sean distintos de los que se presentan a un cliente.

Además, es importante tener en cuenta el contexto. No es lo mismo consultar un panel de control tranquilamente en una oficina que verlo en un dispositivo móvil entre reuniones, o presentarlo ante el equipo directivo. Es necesario considerar el contexto en el que se va a visualizar para resaltar los datos relevantes, adaptar la versión móvil, entre otros aspectos. También es fundamental comprender el propósito del panel de control para elegir las mejores visualizaciones y la distribución adecuada.

  1. Menos es más. En un panel de control, la claridad y el orden son primordiales. Aunque puede ser tentador utilizar muchos gráficos para mostrar todos los datos, esto puede resultar en paneles desorganizados, con texto y números demasiado pequeños y difíciles de leer. El exceso de información puede generar confusión y dificultar la comprensión de los datos.

  2. Destacar la información clave. Aunque todos los gráficos en un panel de control proporcionan información, existen datos que resumen información clave. En estos casos, se recomienda utilizar una tipografía y un tamaño adecuados para resaltarlos a primera vista. Además, al mostrar números, es aconsejable redondear las cifras en la medida de lo posible. Por ejemplo, si la facturación total es de 14,089,323.98€, mostrar simplemente 14.1M€ resultará más efectivo. En caso de necesitar el número exacto, el usuario interesado siempre puede acceder a la fuente de información.

  3. Considerar el orden de lectura de los gráficos. En la cultura occidental, la dirección de lectura predeterminada es de izquierda a derecha. Es importante tener esto en cuenta al organizar las visualizaciones, tanto en términos de facilidad de lectura como en el orden en el que se desea presentar la información.

  4. Definir una paleta de colores. Al crear un panel de control eficaz, es necesario tener en cuenta el diseño visual. El objetivo no es solo que sea estéticamente atractivo, sino que la información sea comprensible y la disposición de los elementos facilite su lectura. Los colores son una herramienta poderosa para mejorar la comprensión de los gráficos. Sin embargo, utilizar demasiados o muy pocos colores puede ser contraproducente y dificultar la comprensión y navegación del panel de control. Es importante definir una paleta de colores que permita comprender fácilmente los datos sin convertirse en una sobrecarga de colores. Además, adaptar los colores a la marca, especialmente cuando se trabaja para un cliente, siempre es una buena idea.

  5. Mantener consistencia en los intervalos de tiempo. Los rangos de fechas utilizados en el panel de control deben ser coherentes y tener sentido según los datos presentados. Además, deben estar correctamente etiquetados, ser legibles y presentados de forma clara.

  6. Utilizar el espacio estratégicamente. En ocasiones, no es posible reducir la cantidad de información en el panel de control. En estos casos, es recomendable aprovechar las funcionalidades de expansión de información que ofrece Power BI. De esta manera, el panel de control no estará sobrecargado, pero seguirá incluyendo toda la información necesaria.

    1. Mantener consistencia. Para la creación de paneles de control periódicos, que se deben generar con cierta frecuencia, es recomendable mantener las mismas métricas en la medida de lo posible. Por ejemplo, en paneles de control de rendimiento empresarial, realizar cambios frecuentes en los indicadores dificultaría el seguimiento de la evolución de la actividad y sería contraproducente. Además, es importante mantener cierta uniformidad en los cálculos y en la presentación de la información.
  7. Mantener consistencia en las métricas utilizadas, los colores, las visualizaciones, los gráficos, los títulos y la disposición de la información es siempre más apropiado.

    1. Narración de historias (Storytelling). Un panel de control óptimo es aquel que cuenta una historia. Aprovechar las capacidades tecnológicas de las herramientas de creación para aplicar la narración de historias nos permitirá desarrollar paneles de control más poderosos, emotivos e inspiradores. En última instancia, el objetivo de un panel de control no es solo representar información, sino también inspirar a otros a tomar decisiones informadas que impulsen el negocio. En este sentido, las historias siempre están a nuestro favor y nos ayudan a comunicar mensajes de manera más significativa.

    Para crear un cuadro de mando que cuente una historia, es fundamental tener claro qué deseamos transmitir y subordinar el texto, los datos y las visualizaciones a nuestra historia.

    Además, cada negocio es único y, por lo tanto, cada panel de control también debería serlo. Al crear un panel de control, es importante tener en cuenta la lógica del negocio. Aplicar la lógica del negocio a los criterios de contenido, visualización, orden de la información y aspectos destacados nos ayudará a lograr una lectura más accesible y adaptada al público objetivo del panel de control.

    1. Validar la usabilidad con el público objetivo. La mejor manera de saber si un panel de control es adecuado o no es validarlo con los usuarios finales o el público objetivo. Nadie mejor que ellos podrá identificar los aspectos a mejorar, evaluar la legibilidad de la información y brindar consejos sobre posibles mejoras.

    En Bismart, contamos con un equipo de expertos en la creación de paneles de control empresariales en diversas áreas temáticas. Nos especializamos en análisis de datos e inteligencia empresarial para ayudar a las empresas a convertir los datos en conocimientos y ofrecemos soluciones que mejoran su productividad. Si necesitas ayuda o tienes alguna pregunta, ¡no dudes en contactarnos!

 

¿Qué hacemos en Bismart? Nuestros cuadros de mando

los-10-mejores-power-bi-dashboards-2021

Desde Bismart implantamos soluciones de cuadros de mando y dashboards que no solo solucionan los inconvenientes descritos, sino que además se caracterizan por los siguientes aspectos de gran valor:

  • Solución global: portfolio de servicios que contempla todos las actividades necesarias para una conceptualización, implantación y mantenimiento exitosos.
  • Interfaz de usuario muy cuidada: aplicamos criterios de diseño y usabilidad que ayuden a un fácil uso y compresión de los informes del cuadro de mando/dashboard gracias a elementos de diseño altamente visuales, atractivos e interactivos.
  • Aproximación top-down: facilitando en primera instancia el seguimiento y análisis de los hechos más relevantes para después profundizar en los detalles para un mejor análisis y diagnóstico.
  • Análisis predictivo: gracias al análisis predictivo podemos detectar la proyección o tendencia que seguirán nuestros resultados. De este modo podemos anticiparnos a posibles problemas y tomar las medidas preventivas adecuadas.
  • Modelo de datos en clave de negocio: Los modelos de datos han dejado de ser un componente meramente técnico para ser usados por los usuarios para la realización de informes ad-hoc o nuevos análisis. Para que ello sea posible es clave que los distintos elementos de los modelos de datos (dimensiones, tablas, indicadores, medidas, resultados...) hablen en clave de negocio y no técnica.
  • Facilitar la entrada de datos que no están informatizados como pueden ser los objetivos o presupuestos.
  • Generación de alarmas que avisan a los usuarios clave de resultados anómalos o hechos relevantes.
  • Solución tecnológica adecuada a cada necesidad. Desde soluciones basadas en Power BI —Bismart es una de las pocas empresas partner Power BI de Microsoft en España— hasta completas soluciones Data warehouse y Business Intelligence con Análisis Predictivo y BigData.

 

Hotel Management Dashboards

En Bismart disponemos de una solución analítica basada en un conjunto de cuadros de mando específicamente diseñados para cadenas hoteleras. Se trata de un entorno que ofrece una visión de 360º de la actividad, operaciones, procesos y demás indicadores de rendimiento de un hotel.

Se trata de una una solución adaptable y escalable que se ajusta a las necesidades específicas de cada hotel. Se basa en un modelo de datos y conjunto de informes preconfigurados que se pueden integrar y personalizar con fuentes de datos internas y externas, brindando una visión integral de las operaciones hoteleras. Esta solución completa se caracteriza por su alto nivel de personalización, implementación rápida y bajo costo de adquisición.

La solución consta de varios módulos que abarcan todas las áreas de la empresa: 

Modulos ES

  1. Revenue: Permite analizar datos históricos del hotel, interpretar tendencias y calcular pronósticos para vender las unidades hoteleras de manera efectiva a través de los canales adecuados, teniendo en cuenta precio, ocupación e ingresos. También ofrece la posibilidad de enriquecer los datos con información climática, festividades, eventos, etc.

  2. Ventas: Este módulo facilita un seguimiento más preciso del presupuesto y el análisis de las ventas, incluyendo precio, ocupación e ingresos. Permite monitorear la evolución de las ventas, comparar con el año anterior y el presupuesto, desglosados por hotel, segmentos de clientes, temporada, canal de distribución, entre otros.

  3. Finanzas: Proporciona un seguimiento de los estados financieros a través de informes de pérdidas y ganancias, balances, flujos de efectivo e indicadores financieros y operativos. Esto permite un análisis más profundo de las finanzas operativas y estructurales.

  4. Compras: Con este módulo se puede realizar un seguimiento y control de las compras, costos y niveles de inventario para una mejor previsión de necesidades, eficiencia en los costos y capacidad de negociación con proveedores. Permite realizar análisis por hotel, proveedor o centro de costos.

  5. Recursos humanos: Este módulo realiza un seguimiento y análisis de los principales indicadores relacionados con el personal, como empleados por hotel, habitación, departamento, tipo de contrato, etc. Además, ofrece información sobre costos salariales, rotación de personal, ausentismo y productividad.

  6. Gestión de la reputación: El módulo de notoriedad permite analizar la reputación y presencia en medios digitales de los hoteles, incluyendo calificaciones generales y por áreas o departamentos, comparativas entre hoteles y evolución de la reputación.

  7. Marketing: Este módulo permite realizar una segmentación de clientes e incluye análisis de datos como visión general, análisis RFM (Recencia, Frecuencia, Monetización) y comparativas, canal de adquisición y KPIs (Key Performance Indicators).

Estos paneles de control ofrecen una solución integral para la gestión de la industria hotelera, brindando información relevante y ayudando en la toma de decisiones estratégicas.

👉 Si quieres más información sobre Hotel Management Dashboards, no te pierdas el webinar en el que Víctor Rocabert, director comercial de Bismart, explica cómo funciona la solución: 

 

Next Generation Dashboards: Cuadros de mando más inteligentes

En la actualidad, los cuadros de mando han evolucionado significativamente desde la revolución del cuadro de mando integral propuesta por Kaplan y Norton en los años 90. Las necesidades empresariales han cambiado y los cuadros de mando de última generación se han convertido en una herramienta esencial para el funcionamiento exitoso de cualquier negocio. Estos nuevos dashboards van más allá de la simple monitorización de la actividad empresarial y aprovechan las capacidades tecnológicas actuales, como la inteligencia artificial, el machine learning y el análisis predictivo.

Llamamos "next generation dashboard" a aquel cuadro de mando que se adapta a las exigencias informativas y de control de las organizaciones contemporáneas. Estos dashboards cuentan con capacidades analíticas avanzadas, centrándose especialmente en el análisis en tiempo real y el análisis predictivo. Utilizan el potencial del Big Data para gestionar grandes cantidades de información y proporcionar una visión estratégica de la realidad empresarial. Además de mostrar indicadores de rendimiento, estos cuadros de mando permiten a los ejecutivos profundizar en los datos mediante funciones de descubrimiento.

En Bismart, nos enfocamos en desarrollar cuadros de mando que brinden a los empresarios la capacidad de tomar decisiones estratégicas informadas de manera fácil, rápida y segura. Nuestros dashboards ofrecen una visión integral del estado del negocio mediante un enfoque top-down, donde la información clave se presenta de manera destacada. Además, incorporamos dinámicas de indagación que generan insights e inteligencia, permitiendo a los ejecutivos adentrarse en el núcleo de su actividad, descubrir motivos detrás de los datos y realizar búsquedas precisas sobre información específica.

Nuestros cuadros de mando se actualizan automáticamente, asegurando que los datos, los insights y los indicadores de rendimiento estén siempre actualizados para respaldar la toma de decisiones basadas en datos en tiempo real. Además, consideramos tanto el pasado como el presente, permitiendo a los responsables del análisis de datos consultar información histórica y realizar comparaciones entre períodos de tiempo. La aplicación de la inteligencia artificial nos permite ofrecer capacidades de análisis predictivo, lo que ayuda a las empresas a tomar decisiones basadas en tendencias futuras, optimizar la planificación, reaccionar rápidamente a los cambios, identificar y resolver problemas potenciales y anticipar oportunidades de negocio.

Además, nuestros cuadros de mando se integran con plataformas de aprendizaje automático o machine learning para mejorar la eficiencia en la toma de decisiones. Estamos comprometidos en satisfacer las necesidades informativas de las organizaciones del futuro y proporcionar cuadros de mando avanzados que impulsen el éxito empresarial.

Las capacidades y funciones avanzadas de un cuadro de mando de última generación

En Bismart, como expertos en el desarrollo de soluciones de inteligencia empresarial y colaboradores de Microsoft como empresa partner de Power BI, nos dedicamos a crear cuadros de mando que se adapten a las necesidades específicas de la nueva era del conocimiento empresarial. Nuestros cuadros de mando y soluciones de inteligencia empresarial cumplen con los siguientes criterios:

  1. Solución integral: Nuestros dashboards se implementan junto con un conjunto completo de servicios que garantizan una implantación adecuada, cohesión, uso y mantenimiento óptimos de la herramienta.

  2. Usabilidad: En Bismart, aplicamos criterios de diseño eficientes para asegurar una usabilidad óptima de nuestros cuadros de mando. Esto significa que cualquier miembro de una empresa puede consultar, navegar, realizar búsquedas detalladas, extraer conclusiones y tomar decisiones basadas en el dashboard.

  3. Modelo de datos centrado en el negocio: En la actualidad, los modelos de datos ya no son exclusivos de perfiles técnicos. En Bismart, nos aseguramos de que cualquier usuario pueda utilizar los modelos de datos para realizar análisis o crear informes. Nuestra metodología y enfoque garantizan que los elementos del modelo de datos (dimensiones, tablas, indicadores, medidas, resultados, etc.) sean comprensibles desde una perspectiva empresarial.

  4. Enfoque top-down: Diseñamos y desarrollamos nuestros cuadros de mando de manera que, en primer lugar, se pueda realizar un seguimiento y análisis de los hechos más relevantes de la actividad empresarial. Luego, se facilite la realización de análisis en profundidad con un enfoque diagnóstico.

  5. Inteligencia en tiempo real: Nuestros cuadros de mando se actualizan automáticamente con los datos más recientes para facilitar la toma de decisiones en tiempo real. Además, incorporamos un sistema de notificaciones y alarmas que alerta a los usuarios sobre resultados inusuales o eventos importantes.

  6. Análisis predictivo: Nuestros dashboards integran capacidades de análisis predictivo, lo que les permite informar sobre las proyecciones y tendencias futuras de los resultados empresariales. Esto permite a los altos ejecutivos anticiparse a posibles problemas y tomar medidas preventivas adecuadas.

  7. Integración de datos no estructurados: Nuestros cuadros de mando tienen la capacidad de integrar datos no estructurados, como objetivos empresariales o presupuestos, para proporcionar una visión completa de la realidad empresarial.

En resumen, el entorno empresarial actual cada vez más complejo demanda cuadros de mando con funcionalidades y capacidades avanzadas. A través de la modelación de datos centrada en el negocio, el enfoque top-down, las actualizaciones automáticas y la integración de inteligencia artificial, nuestros next generation dashboards satisfacen las necesidades empresariales de la nueva era.

 

¿Te interesa aprovechar las capacidades de un cuadro de mando de última generación?

Contacta con nosotros